Una mirada a la abstracción en los fondos artísticos de la Fundación Caja Castellón

Del 12 de mayo al 18 de junio. Casa Membrillera de la Fundació Caixa Vinarós (Carrer de la Mare de Déu del Socors, 64, 12500 Vinaròs). Abierto de martes a sábado, de 17.30 a 20.30 horas.

 

Desde la creación de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Castellón ha transcurrido más de un siglo. Por lo que respecta a su labor social y cultural, la Fundación Caja Castellón es su heredera directa. La Obra Social se ha volcado en beneficio de la sociedad a la que sirve, evolucionando y prosperando con ella. Y en su labor cotidiana, son las artes y las letras las que siguen teniendo afortunada presencia. El patrimonio artístico de la Fundación Caja Castellón es uno de sus legados tangibles.

Por eso, ahora, podemos visitar esta muestra, que es la consecuencia de exposiciones organizadas a lo largo de décadas por la Entidad. La contemplación de estos fondos, además, es una buena oportunidad para crearnos una visión panorámica de la evolución artística experimentada a lo largo de más de un siglo a través de los trabajos de estos destacados artistas, con los que la Fundación Caja Castellón se sigue manteniendo vinculada y que son mucho más que los mudos testigos de su época.

 

 

  • Amparo Dols: Hojas tintadas. Tinta sobre telas, 92×120 cm.
  • Nacida en Castelló en 1949, Amparo Dols nunca ha dejado de investigar y aprender, de experimentar. La abstracción le permite jugar con los materiales para crear piezas geométricas, texturas sutiles que proceden de una intimidad que ha logrado plasmar sin titubeos gracias a sus trabajos minimalistas, a través de sus transparentes y frágiles papeles de arroz con combinaciones de xilografía y batik.

 

  • Vicent Carda: La presència de l’absència. Acrílico sobre lienzo, 101×101 cm.
  • Vicent Carda (Borriana, 1962) nos codifica toda una serie de indicadores conceptuales, pero al mismo tiempo su obra nos habla sobre el hecho pictórico, por la utilización de los colores primarios y puros, aplicando diferentes capas, hasta conseguir una textura, al tiempo que hace uso de la pincelada para crear esos paisajes propios. Su obra es pura abstracción, emotiva e imaginativa, que nos traslada al pasado pero con conceptos actuales para reubicar la mirada del espectador.

 

  • Fernando Peiró Coronado: ¿Quién me sueña?Óleo sobre lienzo, 76×93 cm.
  • Nacido en Alaquàs, en 1932, las raíces de su estilo siempre han estado instaladas en la vanguardia, pese a no haberse integrado nunca en ninguna de las escuelas que han aparecido dentro del movimiento. Autodidacta, el estilo de Peiró siempre ha sido propio, en constante evolución, investigando diversos terrenos que le han hecho evolucionar desde el expresionismo hacia una abstracción en la que domina el tono misterioso de sus cuadros, envueltos de cierta poesía y con un tono elitista.

 

  • Ximo Amigó: Contrastes. Óleo sobre lienzo, 114×146 cm.
  • Nacido en 1965, su obra está vinculada al Pop art, relacionado con la abstracción, construyendo imágenes neodadaistas. Amigó posee una técnica constructiva de la imagen basada principalmente en el dibujo de línea. Desde sus inicios, ha mostrado una querencia considerable por la experimentación, tanto en el empleo de materiales como en las referencias artísticas, siendo uno de los pioneros en el uso del metacrilato en la pintura en España.

 

  • Joaquín Michavila: Composición, serie “El Llac”. Óleo sobre lienzo, 162×130 cm.
  • Joaquín Michavila (1926-2016) fue uno de los abanderados de las vanguardias pictóricas desde la posguerra. Participó en la gestación de los movimientos de renovación artística que absorbieron los cimientos de las vanguardias europeas desde la práctica y la teoría. Fue miembro fundador del Grupo Parpalló, formado en 1961 con la intención de conectar la creación artística valenciana con el arte internacional. Desde entonces su inquietud por la investigación en la plástica fue constante.

 

  • José Córdoba Chaparro: Informal. Óleo sobre lienzo, 136,5x121x5 cm.
  • Profesor, pintor y escultor afincado en Vinaròs. Desde 1970, en que ya hizo su primera exposición ha tenido una vida muy activa en la parte cultural de esta población. Es autor de las ilustraciones del libro editado por el Ayuntamiento de Vinaròs, “Tras sus huellas”, recopilación de poemas de Encarna Fontanet, publicado la Navidad de 1983. Ha participado en varias exposiciones individuales y colectivas en Vinarós, Benicarló, Castellón, Barcelona, ​​Santander, Villarreal, San Carlos del Valle, la Sénia, etc., obteniendo varios premios.

 

  • Wences Rambla: Construcción Upon White, back. Óleo sobre lienzo, 193×97,5 cm.
  • La trayectoria de Rambla (Castelló, 1948) ha sido un continuo camino de investigación. Tras un corto período naturalista, se vincula en 1968 a la pintura informal. Con toda una serie de materiales extrapictóricos (arena, cartón, tierras de diversa procedencia y grosor, arpillera recosida y cubierta con masilla, etc.) consigue evocarnos el mundo de paisaje. Este mundo matérico se irá convirtiendo en gestual al paso de los años.

 

  • Salvador Soria: Sin título. Técnica mixta sobre tela, 120×145 cm.
  • Salvador Soria (1915-2010) es, sin duda, uno de los artistas que más ha contribuido a dignificar y consolidar la producción artística española de la posguerra: por la ejemplar cohesión de sus evoluciones, por lo peculiar e individualizado de sus imágenes, por lo singular de sus técnicas y por el significado de sus métodos operativos. Estas aseveraciones rotundas y diáfanas, destacan la importancia y la significación históricas de Salvador Soria en el contexto de nuestra renovación plástica.