Los trabajadores de Residencial Castellón permanecerán en el centro sin contacto con el exterior para atender a los 113 residentes

 

Para leer la noticia relacionada, pulse aquí 

 

Durante al menos quince días, tiempo que podría prorrogarse la crisis del coronavirus, 33 trabajadores y 113 residentes permanecen encerrados a cal y canto en el centro Residencial Castelló, el primero de la Comunitat Valenciana en adoptar una medida de confinamiento extremo para el personal que se ha ofrecido voluntario, quienes no podrán salir de las instalaciones ni tener ningún contacto con el exterior para así cerrar cualquier puerta de entrada al coronavirus.

El personal del centro, que se encuentra en el edificio de la Fundación Caja Castellón de la calle Herrero de Castellón, ofrece con ello una lección resiliencia y calidad humana y profesional en este momento al anteponer a todo su vocación y el bienestar de sus residentes.

Enfermeras, auxiliares, cocineros, personal de limpieza y lavandería, de mantenimiento y equipo interdisciplinar, todos comparten ahora alojamiento en una planta que se ha habilitado con todo lo necesario para que el personal se sienta lo más cómodo posible durante el confinamiento.