Antonio Pampliega: “En la oscuridad: Diez meses secuestrado por Al Qaeda en Siria”

Ciclo de charlas-coloquio “De Razones y Hombres”
Salón de Actos del Edificio Hucha
Miércoles, 7 de junio de 2017, 19:30 horas. Entrada libre hasta completar aforo

 

Antonio Pampliega (Madrid, 1982) es periodista y ha cubierto zonas de conflicto desde 2008. En mayo de 2015 recibió el Premio La Buena Prensa a la mejor serie de reportajes por su trabajo en Alepo y el Premio Nacional de Periodismo Juan Andrés García por el reportaje «Los niños perdidos de Alepo». Es autor de Afganistán. La vida más allá de la batalla (2010) y coordinador de Siria. Más allá de Bab-al Salam (2013) y de Siria. La primavera marchita (2015). En 2017 recibió el premio Desalambre de Videoperiodismo del festival Artículo #31 por el corto documental «Cascos Blancos».  Fue, además, uno de los primeros periodistas del mundo que entró en Siria tras el inicio del conflicto en el año 2011. Desde entonces, ha recorrido la mayoría de las provincias del país en una docena de viajes en los que ha tratado siempre de reflejar el sufrimiento de la población civil y las cicatrices que deja la guerra.

A mediados de julio de 2015, junto a dos periodistas españoles, cruzó la frontera de Turquía en dirección a Siria en el que era el duodécimo viaje a la zona de Antonio Pampliega. El periodista tuvo la sensación de que esta vez las cosas no discurrían como habitualmente. De improviso, una furgoneta les cortó el paso. Del interior salieron seis hombres armados que les sacaron a gritos del coche en el que viajaban. Su contacto en la zona, pronto resultó evidente, les había traicionado.

Desde ese momento y hasta la liberación de los tres periodistas transcurrieron diez meses. Casi 300 días de encierro de los que Antonio Pampliega se llevó la peor parte, porque desde octubre de 2015 y hasta el día en que por fin salió libre, el 7 de mayo de 2016, sus secuestradores, la rama de Al Qaeda en Siria, le mantuvieron en aislamiento, creyéndole un espía, en medio de golpes, humillaciones y amenazas. 10 meses de cautiverio en los que Pampliega se levantaba cada mañana con la incertidumbre de saber qué sería de él, si volvería a pisar suelo español o cómo estaría su familia. Durante tres meses permanecieron juntos bajo la vigilancia Al-Nusra, la rama de Al Qaeda en Siria pero el 14 de octubre sus secuestradores separaron a Pampliega de sus compañeros. Desde entonces y hasta el 7 de mayo de 2016, encerraron al periodista sólo en una habitación de donde salía 10 minutos al día para ir al baño.

Antonio Pampliega llega a la Fundación Caja Castellón para narrar por primera vez un secuestro en Siria. Sin nadie con quien compartir la angustia de la situación, Antonio Pampliega trató en esos meses de mantener viva la esperanza escribiendo —y memorizando— un diario en el que rezaba día y noche para que sus compañeros siguiesen con vida y por salir algún día de su encierro.