V Jornadas de Performance Fundació Caixa Castelló

Sala San Miguel de la Fundación Caja Castellón (calle Enmedio, 17. Castelló). Entrada libre hasta completar aforo

Viernes y sábado, 18 y 19 de octubre, 19:30 horas

 

En esta disciplina el medio es el propio cuerpo del artista y la obra de arte toma forma de acción llevada a cabo por el artista. Además, aparece con la intención de destruir todos los códigos y sistemas establecidos en el mundo del arte, como una propuesta total, como obra de arte que toma forma de acción llevada a cabo por el artista. Además, aparece con la intención de destruir todos los códigos y sistemas establecidos en el mundo del arte, como una propuesta total, como una forma de vivir y como un rechazo absoluto de toda tradición o esquema anterior.

 

Las Jornadas son organizadas por la Fundación Caja Castellón bajo la dirección de Bertomeu Ferrando, catedrático de performance y arte intermedia en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia, performer y poeta visual. Ferrando es coordinador de la revista de poesía experimental Texto poético, redactor en las revistas: Doc(k)s, Inter y Texturas. Ha realizado performance en festivales en Europa, Canadá, México, EEUU, Japón, Corea, Vietnam, Singapur, Israel, República Dominicana, Argentina, Venezuela y Chile. Además expone su poesía visual y concreta en diversas ciudades de España, Italia y en Francia. También forma parte de los grupos Flatus Vocis Trío, Taller de Música Mundana y Rojo, SIC y 3 i no res, dedicados al desarrollo de prácticas creativas situadas a medio camino entre la música, la poesía y el arte de acción.

Para esta ocasión vuelve a presentar el trabajo de los mejores jóvenes performers de esta disciplina en la Comunidad Valenciana.

 

 

Viernes, día 18 de octubre

María Ciocnadi: “Apágame, enciéndeme”

Utilizando como objeto principal unas cerillas, se trabajan las relaciones entre encender y apagar ideas, movimientos y sonidos, todo ello conjugado con el cuerpo, el espacio y la presencia. Las energías y pausas surgidas, así como los residuos mínimos pero distinguibles en el lugar, que son lo que constituye unas de las huellas de esta performance.

Alejandro Ocaña: “Acción mutable”

Utilizando materiales de la práctica escultórica para activarlos mediante el cuerpo el artista observa las sinergias que se crean y cómo se comportan. Con ello provoca en los materiales una mutación sobre el cuerpo que lo conduce a un nuevo comportamiento en el espacio y muestra cómo el cuerpo manipula los materiales para que cambien de forma, de significado o para que muten su estado.

Thais Ferrandis: “Arena”

La repetición, el silencio y la pausa se convierten en paisaje. Un esfuerzo vano por trasladar un territorio. El patrón de los movimientos genera un escenario de meditación, de atención, de intervalo. Es a su vez un espacio de detención y continuación, de reposo e impaciencia. Esta acción invita al espectador a desarrollar múltiples lecturas y conexiones.

 

Sábado, día 19 de octubre:

Mireia Pérez Rodríguez: “La chimenea de Zaidia”

Plasmando las experiencias de la artista en una sociedad patriarcal, aborda conceptos como la sexualidad, la expresión de género, la autoconcepción y la lectura del cuerpo para el objeto y el objeto para el cuerpo, estableciendo así un juego conceptual entre objeto y sujeto, siempre con un componente de género.

Sara Trujillo: “Roma ante el espejo”

La acción momentánea es una forma de expresión, unirse con el todo,  entrar en una realidad trascendente, a través de concentrarse en algo presente y real.  La verdad está en las acciones performáticas.  Esta acción trata de jugar con los ritmos o componer con la mirada interna o con la del otro a través de acciones mayoritariamente de danza en las que llevarán a una lectura acerca de la exploración de cómo usamos, consumimos o producimos tiempo.

Gabriela del Valle: “Recuerda lo permanente”

La artista explora la idea de evento desde distintas facetas, considerando que tanto el producto de un acontecimiento, como el vacío resultante son ambos una huella de lo sucedido y trata de poner el foco en aquellos elementos que perecen sin haber llamado nuestra atención para construir relaciones entre sí a modo de explotación del potencial poético de las cosas.